Bebé

Cómo perder peso mientras amamanta - New Kids Center

Puedes perder peso mientras amamantas. Sin embargo, la pregunta es ¿cómo perder peso durante la lactancia? Debe asegurarse de no comprometerse con una dieta equilibrada, ya que esto podría reducir su suministro de leche. La lactancia materna ya consume muchas de las calorías adicionales y usted necesita asegurarse de tener una ingesta calórica saludable. Además, hay otras precauciones que debe tomar al tratar de perder peso al amamantar y consejos adicionales para facilitar la pérdida de peso al amamantar.

¿Cuándo perder peso durante la lactancia?

En esencia, la lactancia materna hace que el proceso de pérdida de peso sea mucho más fácil, ya que la grasa energética almacenada en el cuerpo se utiliza en la producción de leche. Perder peso mientras se amamanta es posible, pero requiere mucha precaución. Dado que la mayoría de los expertos recomiendan la lactancia materna por lo menos durante varios meses después del parto, es probable que sea importante esperar a perder peso drásticamente hasta que deje de amamantar.

Es un proceso lento y es posible que desee planificar un proceso de 10 meses si desea recuperar su cuerpo antes del embarazo. La forma más saludable de perder peso es a través de un proceso gradual y debe comenzar por comer alimentos saludables con bajo contenido de grasa. Elija comer alimentos enteros y comer despacio para que pueda saber cuándo está lleno. El ejercicio también es importante y beber mucha agua. Las mujeres con sobrepeso deberán elevar su pérdida de peso un poco más y recomendamos visitar a un nutricionista o dietista.

Cómo perder peso durante la lactancia

1. Espere hasta que su bebé tenga dos meses de edad

Dése por lo menos dos meses después del parto antes de que pueda comenzar el proceso de pérdida de peso. Recuerde que su cuerpo necesitará tiempo para establecer un suministro de leche suficiente y también para recuperarse del parto.

2. Comer por lo menos 1500-1800 Calorías

No consuma menos de 1500-1800 calorías al día. Los estudios demuestran que tener una ingesta calórica más baja podría ser peligroso para su salud y algunas madres pueden requerir una ingesta calórica más alta que esta.

3. Disminuir su ingesta de calorías gradualmente

Su ingesta de calorías no debe reducirse drásticamente, ya que esto también podría llevar a una caída en su suministro de leche. Esto se debe a que el cuerpo entra en modo de inanición y, en consecuencia, recorta los recursos esenciales para apoyar la producción de leche. Las dietas bajas en carbohidratos, las dietas líquidas y los medicamentos para bajar de peso no se recomiendan para las madres lactantes.

4. No pierdas más de 1.5 libras cada semana

Mantenga su pérdida de peso normal y no pierda más de 1.5 libras por semana. Sin embargo, hay un estudio que apoyó la pérdida de 2.2 libras que equivale a 1 kg por semana. En el estudio, las madres se sometieron a una dieta de 11 días, que no es recomendable para nosotros.

5. Beber mucha agua

El agua es esencial en el proceso metabólico y se recomienda que tome al menos ocho onzas de agua después de amamantar. Evite las bebidas con cafeína y es importante tener en cuenta que la cafeína no solo está presente en el té y el café. Los refrescos, las bebidas energéticas, el chocolate y varios tipos de alimentos también contienen cafeína. La leche materna está compuesta por un 50% de agua.

6. Comenzar con ejercicios

Antes de que puedas comenzar a hacer dieta, haz ejercicios ligeros. Concéntrese en ejercicios aeróbicos y cardio. Puede comenzar tomando sesiones de entrenamiento de 30 minutos de tres a cinco veces por semana. Las caminatas rápidas también pueden ayudar y usted puede usar este tiempo para sacar a su hijo a tomar un poco de aire fresco. No trabajes demasiado. Haga clic aquí para aprender todo sobre el entrenamiento posterior al embarazo para perder peso.

Mire este video para obtener más ayuda sobre cómo perder peso mientras amamanta después del parto (se recomiendan ejercicios):

Una dieta saludable para perder peso mientras amamanta

Aunque la dieta no es recomendada para las madres que amamantan, hay algunas maneras en que puede hacer dieta y mantenerse saludable.

1. Comer comidas más pequeñas

Opte por comidas más pequeñas durante todo el día en lugar de comer tres comidas grandes al día. Esto ayudará a reactivar su metabolismo a lo largo del día y, en consecuencia, quemará más calorías y grasa.

2. Tener varios alimentos nutritivos

No acostumbras a tu cuerpo a las mismas comidas. Mezcle su dieta con varios tipos de alimentos y asegúrese de incluir todos los grupos de alimentos en su dieta. Limite su consumo de los mismos alimentos.

Comida saludable

Descripción

Alimentos con hierro y vitamina C

Las grandes fuentes de hierro incluyen granos enteros, verduras de hoja verde oscuro, guisantes, frijoles secos y frutas secas también. Buenas fuentes de vitamina C incluyen: cítricos, tomates, fresas y pimientos dulces.

Carbohidratos y proteínas

Incluya un balance saludable de carbohidratos y proteínas en sus comidas. Estos alimentos te llenan por más tiempo y también son muy nutritivos.

Pez

El pescado es una gran fuente de ácidos grasos omega 3 que ayudan en el desarrollo del cerebro y los ojos. La ingesta de pescado recomendada para las madres lactantes y las mujeres embarazadas por semana es 12 0z. Camarones, cangrejos, bagres y tilapias, truchas de lago y salmones son excelentes fuentes de omega 3.

Grasas saludables

No todas las grasas son malas. Las grasas que debes evitar son las grasas trans y las grasas saturadas. Estas grasas no solo son insalubres; También alteran la calidad de su leche materna. En su lugar, opta por las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas.

Alimentos integrales

Las frutas y los vegetales son esenciales y debes asegurarte de consumir alimentos ricos en fibra. Los alimentos frescos contienen mucha fibra y también contienen altas cantidades de minerales y vitaminas.

3. No olvides las vitaminas

Las vitaminas son esenciales para una buena salud y puede pedirle a su médico que le recomiende vitaminas prenatales. Aunque la leche materna es una gran fuente de vitaminas para los bebés, las madres no consumen lo suficiente de este nutriente. Se recomienda que las madres lactantes consuman 200 UI de suplementos de vitamina D diariamente. Durante el embarazo, es posible que necesite una ingesta mayor de 10,000 UI cada semana. Las vitaminas también ayudan al cuerpo a consumir calcio y son esenciales para reducir el riesgo de desarrollar presión arterial alta, diabetes y osteoporosis.

4. Evite esos alimentos

Los alimentos que debe evitar incluyen: alimentos picantes como pimienta, fríos y curry, ya que podrían alterar el estómago del niño. Las bebidas con cafeína podrían perturbar los patrones de sueño del niño y provocar irritabilidad y nerviosismo. Los productos lácteos contribuyen al cólico en algunos bebés. También evite las verduras como el brócoli, la coliflor y el repollo, ya que pueden hacer que el bebé tenga gases. El alcohol, el pescado que contiene mercurio, el chocolate, las grasas saturadas, las grasas trans y los cacahuetes también deben evitarse o tomarse como mínimo.

Загрузка...