El embarazo

Los daños de la listeria en el embarazo y su prevención - New Kids Center

El embarazo es un momento muy emocionante en la vida de cualquier mujer y es extremadamente importante tener cuidado con lo que come durante ese tiempo. Las mujeres embarazadas tienen un mayor riesgo de contraer infecciones transmitidas por los alimentos como la listeria, que es una infección bacteriana y se propaga al comer alimentos contaminados. La listeriosis es una enfermedad rara, pero contraer listeria en el embarazo puede ser perjudicial para usted y para su bebé.

¿Qué es la listeria?

La listeria es una bacteria que se encuentra en el suelo y el medio ambiente marino. Las plantas que crecen en el suelo contaminado y los peces que viven en el agua contaminada pueden albergar la bacteria y causar listeriosis. Los animales también pueden ser portadores de infecciones si consumen alimentos contaminados. Las bacterias pueden sobrevivir en temperaturas muy bajas y es difícil eliminarlo por completo.

Los alimentos que pueden contener listeria son:

  • Deli carnes, hot dogs, etc.
  • Productos lácteos especialmente leche cruda o no pasteurizada
  • Platos de carne y patés.
  • Marisco ahumado
  • Coles
  • Quesos blandos como feta, camembert y brie, hechos con leche sin pasteurizar

El efecto de la listeria en usted y su bebé

Tener listeria en el embarazo puede ser perjudicial para el bebé. Si su sistema inmunológico es fuerte y no tiene ningún problema médico subyacente, es poco probable que la listeria dañe gravemente su salud, pero existe un riesgo importante para la bahía.

La infección por Listeria puede resultar en un aborto involuntario o muerte fetal. La infección puede involucrar líquido amniótico y placenta y existe un mayor riesgo de parto prematuro. Muchos bebés infectados están gravemente enfermos al nacer o se enferman poco después del nacimiento. Los principales problemas que pueden tener son fiebre, dificultad para respirar, infección de la sangre, llagas en la piel, meningitis (infección del sistema nervioso central) y lesiones en múltiples órganos.

Algunos bebés nacidos de madres que se infectan con listeria en el embarazo parecen bastante saludables al momento del nacimiento, pero desarrollan meningitis u otros signos de infección poco después del nacimiento. Esto se conoce como listeriosis de inicio tardío y la razón es que estos bebés se infectan durante el parto o el parto. Muy raramente, los bebés se infectan por otra fuente que sus madres. El pronóstico no es bueno y, desafortunadamente, los bebés no sobreviven o tienen complicaciones a largo plazo.

Síntomas de la infección por Listeria en el embarazo

Los síntomas de la infección por listeria pueden aparecer alrededor de 2 a 30 días después de haberse infectado. Si se infecta con listeria durante el embarazo, puede experimentar síntomas similares a los de la gripe. Otros síntomas incluyen dolores musculares, dolor de cabeza, náuseas y vómitos. Si la infección involucra el sistema nervioso central, puede haber rigidez del cuello, convulsiones o desorientación. Esta infección puede ocurrir en cualquier momento durante el embarazo, pero las mayores posibilidades son contraerla en el último trimestre porque en ese momento el sistema inmunológico no es muy fuerte.

Si experimenta alguno de estos síntomas, comuníquese con su médico con urgencia y hágase un análisis de sangre para descartar esta infección.

¿Cómo se tratará la listeriosis?

La Listeria en el embarazo es tratada con antibióticos. Este tratamiento puede proteger al bebé y puede prevenir la propagación de la infección de la madre al niño. Estos antibióticos también son efectivos para los bebés que tienen esta infección.

Cómo proteger a tu bebé de la listeria

1. Evitar los quesos blandos

Los quesos blandos como el queso feta, el camembert, el brie, los quesos de vetas azules, el queso blanco, el queso fresco y la panela pueden contener las bacterias y deben evitarse. Asegúrese de leer la etiqueta antes de comer cualquier tipo de queso y evite las variedades elaboradas con leche sin pasteurizar. Está bien comer queso duro como el queso cheddar. Las rebanadas y rebanadas de queso también son seguras.

2. Calentar carnes delicatessen correctamente

No se recomiendan los bocadillos fríos ni los fiambres de carne de almuerzo. Si quiere comer perritos calientes o cualquier tipo de carne, asegúrese de calentarlos o cocerlos al vapor a más de 160 ° F. También se deben evitar los esparcidos de carne o los patés y debe evitar el pescado ahumado. A menos que esté cocido o calentado nuevamente.

3. Cocine bien todas las carnes, aves y pescado.

Para matar todas las bacterias es importante cocinar bien todo tipo de carne. Puede usar un termómetro para alimentos para verificar que la temperatura sea más de 160 grados Fahrenheit. Si no tiene un termómetro para alimentos, cocine la carne hasta un punto donde ya no esté rosado en el medio. Evite comer pescado crudo y asegúrese de que esté opaco en el medio después de cocinarlo.

No pruebe la comida mientras se está cocinando y siempre recaliente las sobras antes de comerlas.

4. Sólo beber leche pasteurizada

Para estar seguro, nunca consuma leche sin pasteurizar ni productos lácteos hechos con ella. Siempre lea las etiquetas y solo tome leche pasteurizada para evitar la listeria en el embarazo.

5. Tenga cuidado al manipular alimentos

Nunca ponga alimentos crudos y cocidos juntos. Mantenga las comidas listas para comer separadas y cúbralas. Cuando esté manejando carne cruda o pollo, limpie todas las tablas y mostradores después. Si el producto crudo o las aves de corral están contaminados y se mantienen cerca de los alimentos cocidos, también pueden contaminar los alimentos cocidos o listos para comer, así que tenga cuidado.

6. Lave sus esponjas y paños de cocina regularmente

Las esponjas, paños de cocina, paños de cocina y otros materiales utilizados para la limpieza se pueden cargar con bacterias. Asegúrese de lavarlos regularmente en agua muy caliente y manténgalos limpios y sin bacterias. Lo mismo ocurre con los utensilios y demás electrodomésticos.

7. Asegúrese de que la temperatura en su refrigerador y congelador esté bien

Para eliminar las posibilidades de crecimiento bacteriano en los alimentos almacenados, es extremadamente importante mantener la temperatura de la nevera entre 35 y 40 grados Fahrenheit y la temperatura del congelador bajo cero.

Загрузка...