El embarazo

¿Debo preocuparme por el dolor pélvico de 34 semanas de embarazo?

Si tienes 34 semanas el dolor pélvico no es infrecuente. Su bebé está creciendo rápidamente y su útero está en un estado de rápido crecimiento. Sin embargo, puede haber otros signos con dolor pélvico que debe vigilar en este momento. Las complicaciones que causan dolor pélvico pueden tratarse para prevenir el parto prematuro. Su médico podrá determinar la fuente de este dolor y si es algo de qué preocuparse.

¿Debo preocuparme por el dolor pélvico de 34 semanas de embarazo?

Si experimenta dolor pélvico a las 34 semanas, la preocupación es comprensible. En este momento, debe observar si hay signos de parto prematuro u otras complicaciones. Si bien el dolor pélvico puede ser un síntoma perfectamente normal, solo su médico puede decirle si se debe a complicaciones. Conocer algunas de las diferentes causas lo ayudará a comprenderlo mejor y qué buscar. Aquí hay algunas causas:

Dolor del ligamento redondo

Su bebé y su útero entrarán en el mayor ciclo de crecimiento en las próximas semanas. Su bebé está aumentando de peso para el nacimiento, y su útero tiene un humano en rápido crecimiento. Este peso adicional estira y estresa los ligamentos redondos que sostienen su útero. La mayor parte del peso de tu bebé está ahora frente a ti y tus músculos y ligamentos están haciendo una rutina de contorsión. Esto puede ser doloroso, lo que lleva a dolores pélvicos y dolor.

Sus intestinos se están quedando sin espacio y son empujados por todo el lugar para dejar espacio para el bebé. Su digestión todavía se está ejecutando lentamente, y tiene que maniobrar a través de algunas torceduras en el camino. Esto puede llevar a dos fuentes principales de dolor pélvico; Estreñimiento, y burbujas de gas atrapadas.

Durante las próximas 4 a 6 semanas, su bebé se preparará para ponerse en posición para el parto. Esto significa que voltean la cabeza hacia abajo, mirando hacia atrás y "caen" en la parte inferior de la pelvis. Cuando esto ocurre, incluso a las 34 semanas, la pelvis experimentará el peso y la presión adicionales. Si su bebé se mueve hacia abajo a las 34 semanas de embarazo, el dolor pélvico puede ocurrir con largos períodos de reposo o actividad.

Si no está bebiendo suficientes líquidos, sus músculos uterinos pueden irritarse y comenzar a entrar en contacto. Esto puede comenzar como un dolor pélvico sordo, pero si no recibe líquidos en su cuerpo, puede convertirse en contracciones completas.

Es posible que ya note las contracciones intermitentes de Braxton-Hicks en este momento. Se encienden ocasionalmente y pueden causar algunos calambres, luego disminuyen y desaparecen. Si nota que se vuelven más fuertes y tiene dolor pélvico, es posible que tenga un parto prematuro. La mayoría de las veces, las contracciones de "trabajo falso" desaparecen al moverse. Si caminar empeora el dolor y las contracciones son más fuertes, debe ponerse en contacto con el médico.

Esta es una emergencia médica grave. Si tiene 34 semanas de embarazo, el dolor pélvico que es severo puede ser una señal de que su placenta se ha separado de la pared uterina. Causa sangrado severo y puede ser fatal tanto para usted como para su bebé.

Cuándo llamar al médico

Es posible que su médico ya le haya dicho que podría experimentar cólicos leves y dolor pélvico en su tercer trimestre. Es difícil saber qué es normal y qué no lo es. Comuníquese con su médico o vaya a la sala de emergencias más cercana si experimenta los siguientes síntomas:

  • Tu agua se rompe con un chorro o goteando en tu ropa interior
  • Tienes sangrado
  • Te sientes mareado o te va a "pasar"
  • Fiebre de más de 100.4
  • Fuertes contracciones constantes que no desaparecen.
  • Su bebé no se mueve con dolor pélvico o lumbar
  • Dolor pélvico que hace que te dupliques.
  • Un dolor repentino, agudo, punzante

Si lo necesita, llame al 9-1-1 y no se lleve a la sala de emergencias si el dolor o el sangrado son graves.

Qué puedes hacer al respecto

A las 34 semanas, el dolor pélvico siempre debe ser evaluado primero por su médico. Si le han asegurado que su dolor pélvico no es nada de qué preocuparse, aquí hay algunas cosas que puede probar en casa:

Intenta bajar al suelo a cuatro patas. Mueve tu pelvis arriba y abajo. Esto puede ayudar a reubicar a su bebé y quitarle algo de peso de la pelvis. Puede hacer esto durante todo el día cuando sienta incomodidad.

Siempre y cuando no haya perdido su "tapón de moco", puede intentar un baño caliente para aliviar el dolor muscular. Si ha perdido su tapón de moco, existe un mayor riesgo de infección, en su lugar, puede intentar una ducha de agua tibia.

Las bolas de parto son una excelente manera de ayudar a abrir la pelvis y aliviar la presión. Consigue una pelota de ejercicios de acuerdo a tu altura y siéntate en ella. Gire suavemente la pelvis de lado a lado, y adelante y atrás.

Es posible que tenga un "útero irritable" y que necesite aumentar su ingesta de líquidos. Intente llevar una botella de agua con usted y asegúrese de que los líquidos que bebe no contengan cafeína. La cafeína puede deshidratar aún más su cuerpo y empeorar las cosas.

Si el problema es el estreñimiento y el gas, aumente la fibra en su dieta para ayudar a que sus intestinos se muevan más suavemente. Puedes probar cosas como pasas, manzanas, calabazas, cereales ricos en fibra y lentejas. Si esos no funcionan, consulte a su médico acerca de un suplemento de fibra. Trate de evitar los alimentos gaseosos como frijoles, cebollas, pimientos y comidas picantes.

Es posible que solo necesites un buen masaje en la parte inferior del abdomen. Busque un terapeuta de masajes capacitado que tenga licencia para hacer masajes durante el embarazo. Incluso puede hacer que su pareja le dé un masaje suave en la parte baja del abdomen.

Ahora sabes todo el dolor pélvico embarazado de aproximadamente 34 semanas.

Загрузка...