Niños pequeños

Signos de infección de oído en niños pequeños - New Kids Center

Las infecciones de oído son una de las enfermedades más comunes que los niños experimentan en los Estados Unidos. Conocido médicamente como otitis media, el Instituto Nacional de Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación señala que tres de cada cuatro niños tendrán al menos una infección para cuando cumplan los tres años. Existe una amplia variedad de síntomas que pueden asociarse con esta afección, por lo que es importante conocer los signos de infección del oído en niños pequeños para brindarle a su hijo la atención médica que necesita.

¿Cuáles son los signos de infección de oído en niños pequeños?

El signo más obvio es el dolor. Los niños pueden decirle que les duelen las orejas, y los que no pueden hablar aún pueden tirar de la oreja o parecer demasiado malhumorados. No todos los niños tendrán fiebre cuando se produce una infección de oído. Muchos niños desarrollan infecciones de oído poco después de experimentar una infección sinusal o frío.

Los signos adicionales de infección de oído en niños pequeños incluyen:

  • Dificultad para dormir, ya que acostarse hará que la infección sea más dolorosa.
  • Se reduce el apetito porque es incómodo tragar o masticar.
  • Vómitos o diarrea si la infección también afecta el tracto gastrointestinal.
  • Olor desagradable procedente de la oreja.
  • Dificultad para escuchar sonidos tranquilos cuando el fluido bloquea el canal auditivo.
  • Líquido amarillo o blanco que drena de la oreja. Este es un síntoma menos común que puede indicar que su hijo tiene un orificio en el tímpano (esto curará después de que se controle la infección).
  • Dificultad para equilibrar, ya que el oído ayuda a gestionar el equilibrio.

¿Desea saber más sobre los signos de infección del oído en niños pequeños? Mira el video a continuación:

¿Qué causa la infección de oído de mi niño?

1. Infección bacteriana

Las infecciones del oído pueden deberse a un virus o bacteria que hace que el oído se llene de líquido detrás del tímpano. En la mayoría de los casos, el líquido entrará y saldrá del oído a través de la trompa de Eustaquio en el oído medio, drenando por la parte posterior de la nariz hasta la garganta. Este es un proceso rápido, pero un bloqueo en este tubo, que es un efecto secundario común de un resfriado, alergias o sinusitis, puede hacer que este líquido retroceda. Debido a que los gérmenes florecen en lugares húmedos, oscuros y cálidos, una oreja llena de líquido es el caldo de cultivo perfecto para una infección. A medida que la infección se afianza, el área detrás del tímpano se inflamará, lo que causa dolor. A medida que el cuerpo de su hijo trabaja para combatir la infección, también puede causar fiebre.

2. La trompa de Eustaquio de los niños es más corta

Los bebés son más propensos a las infecciones de oído que los niños mayores porque tienen una trompa de Eustaquio más corta que se asienta como un ángulo más horizontal. A medida que los niños crecen, su trompa de Eustaquio toma una forma más vertical y triplica en tamaño, lo que facilita el drenaje.

3. Género y vínculo hereditario

Los niños tienen más probabilidades de contraer infecciones en los oídos que las niñas, y hay algunos indicios de que existe un vínculo hereditario que aumenta este riesgo.

4. Alimentación con biberón y productos lácteos.

Los bebés alimentados con biberón también tienen más probabilidades de contraer infecciones en los oídos porque no reciben el apoyo inmunológico que brinda la leche materna. Los productos lácteos también parecen aumentar el riesgo de infección en algunos niños.

5. Chupar un chupete

Algunos han descubierto que chupar un chupete puede extraer la humedad de la garganta y la nariz, lo que puede aumentar el riesgo de infecciones del oído. Los niños que juegan regularmente en lugares cerrados con otros niños están expuestos a más gérmenes que pueden causar más infecciones con el tiempo.

Cómo tratar las infecciones de oído en mi niño pequeño

Cuando su hijo ha desarrollado una infección de oído, hay algunas cosas que puede hacer para aliviar su dolor, aunque en última instancia necesitarán tratamiento médico para eliminar la infección de su cuerpo.

1. Remedios caseros

Remedios caseros

Descripciones

Medicación

Los medicamentos para el resfriado no ayudarán a controlar una infección del oído, pero el paracetamol o el ibuprofeno pueden ayudar a aliviar las molestias. No le dé aspirina a su hijo para el dolor.

Mantenerse en posición vertical

Los niños mayores de 2 años pueden dormir con una almohada y los niños más pequeños pueden mantenerse en posición erguida en el asiento del automóvil, ya que esto facilitará el drenaje del oído. Una vez que se relajen, permítales dormir en su cuna.

Toma un gotero o mete una bola de algodón.

Si su hijo no tiene secreción proveniente de su oído, tome un gotero y coloque 2-3 gotas de aceite de oliva o de sésamo a temperatura ambiente en el oído para ayudar a liberar el líquido. Si su hijo tiene pus que sale de la oreja, coloque una bola de algodón en la oreja externa para absorberla.

Tragar

La ingestión puede liberar presión en el oído interno al estimular el drenaje. Dele a su hijo muchos líquidos o déle a los niños más grandes un chicle sin azúcar que ayude a promover naturalmente la deglución.

2. Tratamientos de un doctor.
  • Antibioticos

Si su hijo tiene una infección, necesitarán antibióticos para eliminarla, aunque algunos médicos ahora recomiendan que primero intente permitir que la infección desaparezca por sí sola. Los medicamentos recetados en exceso pueden crear bacterias resistentes a los medicamentos que serán más difíciles de tratar con el tiempo. En el 85 por ciento de los casos, el líquido en los oídos se eliminará por sí solo, pero si la condición de su hijo empeora, se recomienda que se le administre un antibiótico. Administre este medicamento de acuerdo con las instrucciones para asegurarse de que todas las bacterias se eliminen o que la infección regrese.

  • Insertar tubos de timpanostomía

En la mayoría de los casos, su hijo verá una mejoría después de 2-3 días de tratamiento, pero algunos niños son propensos a infecciones regulares. Si su hijo ha tenido una infección durante más de tres meses, es posible que su médico quiera colocar tubos de timpanostomía para ayudar a que el oído medio drene con mayor eficacia. Esto se hace haciendo un agujero en el tímpano para insertar un pequeño tubo de plástico. Debe considerar esta opción con cuidado porque su hijo necesitará que le administren anestesia general para que le inserten estos tubos. En el 80 por ciento de los casos, esto aumentará la circulación de aire en el oído medio, lo que puede ayudar a reducir la acumulación de líquido. Los tubos generalmente se caen en 9 a 15 meses, pero si no lo hacen, su médico deberá extraerlos.

Загрузка...