Crianza de los hijos

Manejo efectivo de la ira para niños

Una señal de emoción, la ira tiene una tendencia a movilizar una respuesta al peligro y también puede ser una forma de autoexpresión. Para un niño, es a veces una declaración de independencia. Muchas cosas pueden desencadenar la ira de un niño, y la agresión a veces puede ser el resultado de esto. A medida que los niños alcanzan la edad escolar, sus padres pueden esperar ver tipos de agresión más sutiles, como enfurruñarse, hacer pucheros y lloriquear. El objetivo del manejo de la ira es disminuir cualquier sentimiento que sea negativo. Esto puede ayudar a disminuir los cambios fisiológicos negativos que son el resultado de la ira. Aquí hay algunas estrategias efectivas para el manejo de la ira en los niños.

Manejo efectivo de la ira para niños

Siendo una emoción humana normal, la ira no es infrecuente. Sin embargo, cuando no está controlado, puede conducir a un comportamiento agresivo. Esto puede llevar a problemas de naturaleza fisiológica e incluso a comportamientos perjudiciales. Los primeros años de la infancia son los primeros lugares donde se puede ver comenzar la agresión. Este es un momento en que los niños son naturalmente más agresivos que otros grupos de edad. Se piensa que una de las razones por las que la agresión puede comenzar a esta edad se debe a la incapacidad de un niño para hablar. Los niños pequeños y los niños pequeños tienen que aprender cómo se pueden controlar sus emociones. Si no lo es, con el tiempo la agresión frecuente puede causar problemas al niño en el hogar, en la escuela y con sus familiares y amigos. Un niño puede encontrar mejores maneras de lidiar con sus sentimientos de enojo con el manejo de la ira.

1. Identificar y controlar los sentimientos.

Instruya a los niños sobre los sentimientos para que puedan aprender a vocalizar sus sentimientos de frustración, decepción y enojo. Los sentimientos de tristeza y daño a menudo están cubiertos por un comportamiento agresivo. Muéstrele a su hijo cómo pueden identificarse y hablar sobre sus sentimientos en lugar de actuar sobre ellos.

Explíqueles también que sentirse enojado está bien y que a veces es apropiado sentirse así. Esto puede ayudar a los niños a comprender el sentimiento y que hablar de ellos no es algo malo.

2. Establecer un buen ejemplo para sus hijos

Para enseñar a sus hijos a controlar su enojo, es esencial que usted sea un buen ejemplo a seguir. Tendrán muchas más probabilidades de tener problemas para controlar su enojo o entender lo que es y no es apropiado si ven que pierdes la calma. Algunos padres ocultarán sus frustraciones a los niños, sin embargo, también es bueno que vean cómo maneja sus sentimientos de enojo con éxito. Aproveche las oportunidades para hablar con ellos sobre sus sentimientos y las formas correctas de tratar con ellos.

3. Crear reglas de manejo de la ira

Muchas familias tienen reglas no oficiales sobre qué comportamiento es aceptable y qué no lo es cuando se trata de ira. A algunos no les importa las voces elevadas o las puertas cerradas, mientras que otros tienen menos tolerancia para este tipo de comportamientos. Escriba claramente las reglas de su hogar para que los niños entiendan lo que pueden y no pueden hacer cuando se sienten enojados, y qué tipo de comportamiento tendrá una consecuencia.

Estas reglas deben centrarse en el comportamiento respetuoso hacia los demás. Los niños tienen que aprender eso solo porque se sienten enojados porque no está bien lastimar a alguien.

4. Enseñar formas adecuadas de manejar la ira

Los niños también necesitan saber las formas correctas de lidiar con la ira. Por ejemplo, cuando un tiempo muerto se usa como disciplina en lugar de castigo, aprenden a tomarse un descanso para calmarse. Los niños también se beneficiarán de aprender habilidades de afrontamiento. Indíqueles cómo tomar un descanso cuando están frustrados y muéstreles cómo relajarse haciendo algo que disfrutan. Enséñeles habilidades para resolver problemas y cómo resolver conflictos de manera pacífica. A continuación hay algunas formas beneficiosas de manejar la ira:

  • Escribe letras (si son lo suficientemente viejas). Incluso si no se entregan, escribir cartas es una forma efectiva de procesar los sentimientos. Esta es una estrategia que puede ser útil si tienen poco o ningún contacto con el destinatario. Al expresar cómo se sienten realmente en el papel, les brinda una forma tangible de lidiar con sus sentimientos para que no sean ignorados y reprimidos. Incluso los niños más pequeños pueden hacer diarios de fotos y cartas, o pueden hablar en voz alta y hacer que un adulto los escriba.
  • Hacer ejercicio regularmente. Asegúrese de que su hijo haga mucho ejercicio. Si esto es difícil, piense en caminar o trotar con ellos varias veces a la semana. Esto también le dará la oportunidad de vincularse y también de resolver cualquier emoción. Esto también puede ayudarlos a manejar mejor el estrés, dormir mejor y darle más energía para pasar el día.
  • Distraer la ira. Déle a su hijo algunas formas aceptables de desahogarse, como correr por la casa o por la calle, gritando en una almohada, tensando y liberando sus músculos o usando un saco de boxeo. Esto puede parecer estrategias simplistas, pero es importante no pensar que la ira de su hijo desaparecerá por sí sola. Los niños deben recibir instrucciones sobre cómo aliviar la tensión de manera efectiva mientras se sienten enojados.
  • Hable con alguien en quien confíe. A veces, esta es la estrategia más efectiva. Un niño puede sentir que no puede hablar con nadie en momentos en que está enojado. Por lo tanto, tener una persona en la que sepa que puede confiar, incluso si no es un padre, es una buena idea para cuando surge la frustración.

5. mantén la calma

Si está estresado, su hijo también lo estará, ya que son barómetros para el clima emocional que los rodea. Por lo tanto, debe programar un tiempo de relajación para usted regularmente. Si tiene la oportunidad de recuperarse de vez en cuando, será mucho más fácil responder a la crisis de su hijo de una manera tranquila. Estas respuestas calmadas pueden ayudar a contener el enojo de su hijo, mientras que los enojados harán que su hijo se sienta aún más molesto.

Recuerde que los tiempos de descanso para adultos también son útiles. Asegúrese de que su hijo esté seguro y aléjese de la situación. Respire lenta y profundamente y dígase que mantenga la calma. Si su hijo lo escucha gritar palabras abusivas a un conductor, no se sorprenda cuando escuche un montón de insultos que salen de su boca cuando su hermana ha hecho algo para disgustarlos.

6. Algunos juegos y actividades para manejar la ira

A veces, los juegos son una excelente manera de difundir la ira de su hijo y ayudarlo a superarla. Puede ser una forma divertida de procesar cómo se sienten y desahogarse.

  • Tirar la ira. Deberá recoger algunos marcadores, servilletas o papel higiénico, papel blanco grande, cinta adhesiva y un recipiente con agua. Pegue el papel en alguna parte, preferiblemente afuera. Cada participante debe escribir cosas o personas que los enojen, o pueden hacer dibujos si son más jóvenes. Sumergir las servilletas en el agua y tirarlas al papel blanco: cuanto más húmedas sean, mejor se pegarán. La marca comenzará a gotear y las palabras o los dibujos se desvanecerán, dándole la oportunidad de hablar sobre cómo se sintió lanzar cosas a “sus pensamientos o sentimientos de enojo” y cómo se sienten después.
  • Haga que su hijo se calme la caja. Estas cajas son la manera perfecta de alentar a su hijo a que se calme cuando tiene una rabieta, cuando se siente frustrado, triste o enojado, o incluso mientras espera algo, como el almuerzo. Todas las cosas colocadas en la caja deben representar un medio para manejar las emociones que sea aceptable y positivo. Las cajas pueden contener elementos que atraen a los sentidos: los que huelen, se tocan, se ven bien y también son agradables de escuchar. Las cosas que se pueden incluir podrían ser artículos como una botella de purpurina, un recipiente de arroz, plastilina, juguetes para apretar y una almohada y una manta suaves. Otras cosas que son útiles son la música relajante, las bolas sensoriales, los materiales para colorear, el cubo Rubix, las burbujas, los molinillos y los libros.
  • La ayuda de las cartas de poder. A menudo, los niños autistas usan tarjetas de poder, sin embargo, pueden usarse y son útiles para cualquier niño. Son tarjetas muy visuales que tienen bulbos cortos y listas de información que ayudan a un niño en diferentes situaciones que podría encontrar. Pueden ver los relacionados con la ira cuando están enojados o antes de una tarea difícil. O bien, puede hacer que el niño revise las tarjetas para calmarse.

Cuándo ver asistencia médica

Si el manejo anterior de la ira para los niños no funciona y usted cree que la ira de su hijo está fuera de control y afecta la forma en que interactúa con sus amigos y familiares, consulte a su médico. Su médico de familia puede derivarlo a un psicólogo u otro profesional de salud mental con licencia. Trabajarán con su familia y su hijo y pueden ayudar a encontrar formas de cambiar las respuestas y el pensamiento de su hijo. Esto puede mejorar su comportamiento en general y mejorar sus relaciones.

Загрузка...