Crianza de los hijos

Higiene para niños-Cómo mantener la higiene personal

Cuando se trata de la higiene para los niños, va más allá de simplemente asegurar que su hijo se vea presentable en el exterior. La higiene es en realidad una forma activa de prevenir enfermedades. La higiene adecuada es especialmente importante para los niños que van a la escuela, ya que la mayoría de las enfermedades de los niños se contraen en la escuela, donde los gérmenes se propagan más rápido que un incendio forestal. Cuando enseña a sus hijos una higiene adecuada a una edad temprana, pueden llevar este hábito de por vida. A medida que su hijo crece y se acerca a la pubertad, se hace más obvio por qué deben mantener una higiene adecuada. Esta es la etapa en la que los cambios en las hormonas conducen a la liberación de olores corporales fuertes, así como al cabello y la piel grasosos. Como padre, no necesita esperar hasta que su hijo sea adolescente. Comience utilizando estrategias básicas para hacer posible que su hijo esté siempre sano y limpio.

Higiene para niños-Cómo mantener la higiene personal

1. Lavarse las manos frecuentemente

Se sabe que las manos propagan gérmenes más que cualquier otra parte del cuerpo humano. Es importante destacar la importancia de lavarse las manos. Esto es especialmente importante para los niños que se ensucian las manos y apenas piensan en lavarlos antes de meter las manos en el tarro de galletas.

Enseña a tus hijos a lavarse las manos:

  • Antes de tomar bocadillos o comidas.
  • Antes y después de manipular o preparar alimentos.
  • Antes de tocar a un bebé o niño pequeño.
  • Después de jugar afuera.
  • Después de usar el baño.
  • Después de jugar con la mascota.
  • Después de manejar la basura.
  • Después de cambiar o limpiar la jaula de mascotas.
  • Después de sonarse la nariz y estornudar.

Si no puede pagar los desinfectantes y los jabones de germen, está bien que sus hijos se laven las manos con el jabón normal y agua corriente. Enséñeles a enjabonarse las manos, frotar y enjuagar durante 15 segundos o más. Después de esto, deben usar una toalla limpia para secarse las manos.

2. Cepille y lave el cabello regularmente

La mayoría de los niños comienzan a odiar el cepillado y el lavado del cabello cuando son pequeños. Mientras que algunos niños superan esta etapa, otros no. Cuando se cepilla el cabello a diario, ayuda a eliminar las células muertas de la piel y el cabello muerto. También es ideal, ya que ayuda a distribuir los aceites desde el cuero cabelludo hasta los tallos del cabello.

Es importante enseñar a los niños el hábito de cepillarse el cabello todos los días y lavarlo por lo menos una vez a la semana. Al lavar con champú el cabello de los niños, use productos suaves hechos para niños. La mayoría de estos productos contienen agentes desenredantes que ayudan a mantener el cabello suave y manejable. Los niños que sudan mucho deben lavarse el cabello más de una vez por semana.

También es importante cortar y recortar el cabello de su hijo con regularidad, al menos cada cuatro a seis semanas. Esto evita las puntas abiertas y ayuda en el crecimiento del cabello.

3. Mantener la salud bucal

Hoy en día las cavidades se han vuelto menos comunes que hace unos años. Para asegurarse de que los dientes de su hijo se mantengan saludables, debe hacer hincapié en el cepillado diario. Es importante que los niños pequeños y los niños pequeños aprendan a lavarse los dientes al menos una vez al día.

Asegúrese de enseñarle a su hijo la técnica adecuada de cepillado, incluida la necesidad de cepillar la lengua. Las malas rutinas de cepillado conducen a problemas respiratorios comunes en los niños.

4. Establecer un horario de baño

A muchos niños no les gusta tomar baños. La mayoría de ellos odian bañarse por varias razones. Las razones más comunes incluyen la sensibilidad de la piel, el miedo al agua y la necesidad de jugar constantemente sin ser interrumpido por los baños. Aun así, tomar baños diarios es muy importante si desea mantener a su hijo alejado de gérmenes y enfermedades.

Si su hijo odia la hora del baño, puede intentar que sea divertido para ellos. Puede comprar jabones para niños, juguetes para la tina y usar ese tiempo para hablar con su hijo. El mejor momento para bañar a su hijo es antes de acostarse y antes de ir a la escuela. Enseñe a sus hijos a lavarse las axilas, el pelo, la cara, las manos, los pies y entre las uñas de los pies y los dedos. Además, enséñeles cómo limpiar las partes exteriores de sus orejas. Poner énfasis en la limpieza de sus áreas genitales y fondo.

5. Lavar los pies una vez al día

Siempre asegúrese de que su hijo se lave bien los pies al menos una vez al día. Es importante secarlos con cuidado, especialmente entre los dedos. Si su hijo nada mucho, asegúrese de que seque bien los pies para evitar el desarrollo de infecciones. Además, entrene al niño para que use zapatillas, ya que caminar descalzo puede provocar infecciones.

6. Cambie la ropa cuando sea necesario

Incluso si su hijo está en sus primeros años, la ropa se puede manchar muy fácilmente y será necesario cambiarla. Esto es principalmente importante para la ropa interior que acumula sudor y otras manchas. Asegúrese de que su hijo se cambie de ropa al menos dos veces al día, ya que sabe que no debe irse a la cama con la misma ropa que ha estado usando durante todo el día. Si tienen que usar uniformes escolares, debe asegurarse de que se los quiten tan pronto como lleguen a casa y se pongan algo limpio.

7. Haz los zapatos secos y limpios

Su hijo pasa la mayor parte del tiempo de pie, lo que significa que está en zapatos la mayor parte del tiempo. Cuando los zapatos absorben el sudor, crean un ambiente propicio para las bacterias.

Si su hijo solo tiene un par de zapatos para la escuela, asegúrese de quitarlos tan pronto como lleguen a casa. Esto permite que los zapatos se airen y se sequen antes del día siguiente. Su hijo debe aprender a mantener sus zapatos limpios en todo momento cepillándolos y lavándolos regularmente.

Hábitos de higiene para los niños: cómo desarrollar buenos hábitos

1. Hacer que los niños consideren la buena higiene como un deber

Si encuentra que su hijo es resistente a los buenos hábitos de higiene, debe hacer hincapié en la necesidad de higiene. Haga que el niño entienda que es un deber del hogar que practiquen una buena higiene. Hágales saber que habrá repercusiones si no son proactivos en la higiene adecuada.

2. Ser un modelo a seguir

Los niños son muy buenos para adquirir hábitos de sus padres. Cuando establece el ritmo para una higiene adecuada, es probable que sus hijos sigan su ejemplo. Cree y mantenga buenos hábitos de higiene y haga que sus hijos formen parte de las rutinas para cultivar el hábito en ellos.

3. Busque el consejo de un médico si es necesario

Si tiene problemas para hacer que su hijo entienda la importancia de una buena higiene, puede buscar ayuda profesional de un médico. Puede pedirle a un médico que discuta los problemas de higiene antes de las citas. Tal vez su hijo tome más en serio la palabra de los médicos.

4. Haga que la higiene sea divertida y emocionante.

Es probable que los niños disfruten de la higiene si se divierten con ella. Puedes usar champús para crear impresiones en su cabello y usar la espuma para crear burbujas para ellos. Enseña a tus hijos a bailar cuando se cepillan los dientes. Esto evita que la higiene sea una tarea y la convierte en una experiencia divertida.

También puede comprar equipos de higiene que sus hijos estarán deseando usar. Cosas simples como pasta de dientes con sabores o cepillos de dientes con personajes de dibujos animados, o incluso jabón para niños en formas especiales pueden hacer que el tiempo de higiene se convierta en algo que sus hijos esperan.

Загрузка...