Crianza de los hijos

Cómo hacer que los niños tomen medicamentos

Cómo hacer que los niños tomen medicamentos es realmente una pregunta difícil para muchos padres. Los niños pueden ser rebeldes a la hora de tomar medicamentos que son desagradables a la vista, el olfato y el gusto. Siempre es mejor para los padres acercarse a los niños con cautela cuando es hora de darles una dosis diaria de algo amargo. A continuación, se analizan en detalle varios consejos útiles para ayudar a los padres a conquistar a sus jóvenes reacios.

Cómo hacer que los niños tomen medicamentos

1. Explicar los beneficios

Una estrategia es repetir los beneficios de la medicina en detalle, lo que inspirará a un niño enfermo a soportar el sabor amargo para sentirse mejor de nuevo. Hable con los niños sobre cómo un poco de medicina regular les ayudará a estar lo suficientemente saludables como para dejar de usarlos.

2. Hacer la medicina más sabrosa

Algunos medicamentos se pueden cambiar y consumir en diferentes cantidades de acuerdo con su necesidad y las instrucciones proporcionadas por los médicos. Los padres pueden consultar a los médicos para proporcionar aprobaciones para el uso de diferentes estrategias para hacer que los medicamentos sean más atractivos para los niños. Por ejemplo, refrigerar una dosis líquida o administrar medicamentos con jugo u otras bebidas para disimular el sabor desagradable.

3. Dar opciones a sus hijos

Ofrecer opciones a los niños puede darles una forma de control sobre su condición. Si un niño sospecha que se le obliga a hacer algo que no quiere hacer, la tarea puede volverse bastante difícil. La coacción puede hacer maravillas si se usa con la estrategia correcta. La elección entre elegir la bebida con la que tomar el medicamento puede ayudar a darles una idea de la familiaridad y la emoción, lo que les facilita aceptar el medicamento. También puede decirles que pueden elegir entre un nuevo libro y tiempo adicional de televisión si toman sus medicamentos. Esta técnica es una de las más efectivas al responder cómo hacer que los niños tomen medicamentos.

4. Involucre a sus hijos

Darles a los niños una idea de lo que sucederá puede ayudarlos a involucrarse y familiarizarse con el funcionamiento de la administración de medicamentos. La administración de medicamentos en una escena lúdica también puede animar a los niños a aceptar la situación.

Cuando se trata de enfermedades en niños que requieren la administración diaria de medicamentos diariamente, a menudo es mejor que los padres informen a los niños sobre las posibles implicaciones de no tomar su medicamento adecuado. A veces, la verdad funciona mejor que cualquier estrategia.

5. Hacer la medicina colorida

Los niños se sienten atraídos por los colores: diseños coloridos, ropa vibrante, joyas exóticas, cosméticos brillantes; lo que sea y lo aman Cuando se trata de medicamentos, la misma idea es aplicable. Los niños prefieren beber o tomar medicamentos que sean atractivos en su apariencia externa. Rosa pálido comparado con un rojo frutado va a ser opaco, aburrido y desagradable. Un cambio a rojo vibrante puede ayudar a los niños a enfocarse más en la apariencia externa que en el hecho de que están haciendo algo que no quieren.

6. Prueba las técnicas de tragar

A los niños de hasta cuatro años se les puede enseñar a tragar pastillas enteras. Una alternativa es dividirlos en fragmentos. Se pueden agregar porciones de píldoras en las porciones de gelatina, que ocultarán la amargura de la medicina. Otra forma de enseñar a los niños a tragar tabletas enteras es hacer que las tabletas estén recubiertas con líquidos que las vuelvan lo suficientemente resbaladizas para tragarlas fácilmente.

7. Mezclar la medicina con la comida

Algunos medicamentos están disponibles en fórmulas en polvo, pero también pueden triturarse según la conveniencia de los niños. Siempre es mejor consultar a los médicos y expertos en atención médica sobre los medicamentos que pueden administrarse en forma de polvo. El polvo puede agregarse a una taza de jugo o agregarse al pudín. Asegúrese de que el niño termine la ayuda completa.

8. Evita la lucha física

Siempre es mejor darle un medicamento a su hijo con su confirmación. Forzar a un niño a tomar medicamentos no es saludable y es difícil mantener la misma actividad durante períodos de tiempo más prolongados. La administración enérgica también puede inculcar sentimientos hostiles en el niño, que pueden manifestarse como un rasgo negativo. Aconsejarse a los médicos y terapeutas para obtener asesoramiento profesional después de no haber evitado problemas físicos durante la administración de la medicina es aconsejable. Es mejor buscar ayuda profesional que intentar la fuerza física cuando se trata de niños pequeños.

9. Deje que los niños sepan las consecuencias.

Proporcionar a un niño diferentes opciones para elegir tomar la medicina de manera adecuada o enérgica también es una estrategia útil. Oraciones como "veo que está perdiendo su hora de juego al evitar su medicamento". El uso de pequeños descuentos como gráficos de calcomanías o certificados mini en caso de que los niños tomen sus dosis diarias con éxito es una técnica eficaz.

10. Obtener asistencia

Siempre es mejor alternar la tarea de administrar la medicina entre los padres. Si se espera que un padre soltero realice la tarea, el niño puede albergar sentimientos negativos para ese padre en particular y visualizar al otro padre como un extremo débil. Alternar puede dar a los niños la impresión de que no se puede evitar la dosis del medicamento de ninguno de los padres.

11. Encuentra la forma de supositorio

Para los niños que tienen una enfermedad crónica o una resistencia agresiva, algunos medicamentos están disponibles en forma de supositorio. Los padres deben consultar a médicos y expertos en atención médica ya que esta forma de medicación depende del peso del niño.

El siguiente video comparte la experiencia de un padre sobre cómo hacer que los niños tomen medicamentos:

Загрузка...