Vida familiar

11 rasgos que te hacen una buena madre - New Kids Center

Hoy en día hay una apariencia de competencia entre las madres, que puede hacer sentir a algunos como si fueran un mal padre. Todos los padres quieren hacer lo mejor para sus hijos, pero competir constantemente con otros padres no lo hace más fácil. De hecho, ser una buena madre puede ser muy simple si te tomas el tiempo para enfocarte en lo básico. A continuación se presentan algunos rasgos comunes de una buena madre. Espero que puedas aprender algo de esos consejos para que tengas mejores habilidades de crianza.

¿Qué hace una buena madre?

1. Sea solidario

Ayude a su hijo a seguir sus sueños y bríndele mucho ánimo. Esto comienza con la comprensión de que su hijo puede pensar de manera diferente a usted y permitirle que tome sus propias decisiones. Ya tomas muchas decisiones por tu hijo, como lo que comen y dónde van a la escuela, por lo que es saludable para ellos encontrar formas de expresarse, como escuchar la música que les gusta, decidir el curso para su futuro o elegir qué ropa llevar.

2. ser paciente

Hay momentos en que ser madre es todo un reto, pero es importante tratar de mantener la paciencia. Mantenerse calmado y explicar su posición, decirle a su hijo por qué no quiere que hagan algo puede ser mucho más efectivo que perder la paciencia.

3. Conozca los intereses de sus hijos

Aprender en qué está interesado su hijo le ayudará a brindarle más apoyo. No tenga miedo de hacer preguntas y de animarse siempre y cuando no esté siendo agresivo. Mire para ver si se enojan cuando se involucra y aléjese si parece que sus esfuerzos para brindar apoyo se están tomando de la manera incorrecta. A veces es mejor dejar que su hijo acuda a usted cuando tiene un problema en lugar de obligarlo a que le diga por qué está molesto.

4. Establecer reglas

Si no establece límites y reglas cuando su hijo es pequeño, limitará su capacidad para determinar qué hacer cuando no está cerca. Siempre debe poder saber dónde está su hijo, con quién está y qué está haciendo para asegurarse de que las reglas que usted ha aplicado continuarán cumpliéndose. No intente realizar una microgestión, aliente a su hijo a que se gobierne a sí mismo y establezca reglas por sí mismo.

5. Sea consistente

Si solo hace cumplir las reglas de vez en cuando o cambia constantemente las pautas que establece, esto puede ser confuso. Por lo tanto, si tu hijo se porta mal, solo tienes que culpar a ti mismo. Trabaje para crear consistencia en su rutina y establezca estándares no negociables que su hijo pueda entender. Si su hijo comprende de dónde provienen sus solicitudes, será menos probable que lo desafíen y será más fácil que se mantengan en línea.

6. Respeta a tu bebé

¿Qué hace una buena madre? La mejor manera de ganarse el respeto es mostrar respeto. Dale a tu hijo el mismo nivel de respeto que le darías a cualquier otra persona. Hable cortésmente y honre sus opiniones, tratándolos con amabilidad y prestando atención cuando hablan. Intenta no convertir las situaciones en una batalla constante. Por ejemplo, si su hijo es un comedor delicado, no venga a la mesa esperando a que comience una pelea. En su lugar, retire de la casa elementos como la comida chatarra y trate de alentarlos a que coman los mismos alimentos que usted come.

7. No tengas miedo de disculparte

Puede ser difícil admitir que ha cometido un error, pero enojarse y ponerse a la defensiva en lugar de disculparse es un mal ejemplo para su hijo. Deben aprender que está bien cometer errores y es importante disculparse cuando esto sucede. Trate de mantener la calma y explíquele a su hijo qué hizo mal y por qué, y luego pida disculpas por lo sucedido. Esto abrirá una transición para el resto de la conversación.

8. No trates de ser perfecto

Luchar por la perfección hará que sea difícil lidiar con la imprevisibilidad inevitable de la vida. Tratar de mantener el control total de su hijo también puede ser asfixiante. En lugar de tratar de ser perfecto, es importante aprender a hacer frente a lo que la vida trae consigo. Acepte que a veces su casa estará desordenada y no tendrá tiempo para cocinar. Tomarse un tiempo para reagruparse y tener las cosas bajo control no te convierte en una mala madre.

9. Escucha a tus hijos

Puede ser fácil suponer que usted sabe más que sus hijos, lo que puede resultar en una mala audición. En muchos casos, los niños acudirán a usted con problemas e inmediatamente queremos ofrecer soluciones, pero a veces es mejor simplemente sentarse y escuchar. Esto le ofrece a su niño manutención y les hace saber que está tratando de entender.

10. Cultiva la independencia en tus hijos

La oferta constante de asistencia a su hijo les quita la capacidad de aprender a hacer cosas por su cuenta. Alentar a su hijo a actuar por sí mismo es mucho más útil que simplemente hacer una tarea por ellos. Ofrezca orientación y presione constantemente a sus hijos para que vean lo que pueden hacer. Cuando su hijo realiza una tarea con éxito, le dará una sensación de logro que fomentará una mayor independencia.

11. Guía en lugar de castigar

Los niños intentan complacer a quienes los rodean, por lo que ofrecer disciplina y críticas constantes puede ser muy difícil para los niños emocionalmente. Liderar con un ejemplo amoroso, centrándose en redireccionar el comportamiento en lugar de castigar, puede ayudarlo a crear límites mientras sigue ofreciendo empatía. Esto lo ayudará a criar a los niños que desean comportarse en lugar de a aquellos que constantemente están probando sus límites.

Por último: no se entreguen

Es imposible estropear a un niño amándolo demasiado. El problema surge cuando asocia el amar a un niño con mostrarle ese amor al darle a su hijo cosas en lugar de atención. Centrarse en darle a su hijo posesiones materiales, disminuir las expectativas o ser demasiado indulgente puede ser perjudicial para un niño en lugar de amarlo de verdad.

Ver el vídeo: 11 cosas que no sabías de Kim Shantal (Junio 2019).